cosmos 

Cambia el color de tus hortensias añadiendo al agua ralladura de hierro, clavos oxidados o polvo de pizarra. Adquirirán un tono azulón que sorprenderán a tus vecinos.

Cuando trasplantes una planta a una nueva maceta, coloca en el fondo de la misma restos de cáscara de moluscos que las olas depositan generosamente sobre la orilla   del mar. Encima de éstas, una algas y a continuación realizas el trasplante. Rellenas con tierra el resto de la maceta y verás con el tiempo que magnifica floración has conseguido.